Testimonios de clientes y compañeros

Gracias a Manuela pude completar mi obra. Es una correctora muy profesional que toma en cuenta todos los detalles. Su trabajo es de alta calidad. La recomiendo con mucho gusto porque me consta su eficacia, puntualidad y honestidad en la entrega del trabajo.

Faviola Rodríguez Urbaneja, profesora de español como lengua extranjera.

Colaboro con Manuela desde hace varios años. Confío en ella para la revisión de los textos que redacto en español para asegurarme de que cumplen con la calidad que esperan mis clientes y lectores.

Manuela no es solo una excelente correctora, sino también una persona encantadora con la que es fácil y agradable colaborar. La recomiendo a cualquier persona o empresa que quiera conseguir textos perfectos en español.

Lucie Davioud, jurista-lingüista especializada en traducción jurídica


He tenido la oportunidad de trabajar con Manuela en la corrección de mi primera novela y he de señalar que ha resultado ser un proceso verdaderamente gratificante. En primer lugar, por la profesionalidad e implicación que ha demostrado en el proyecto. Quienes escribimos somos conscientes del esfuerzo que conlleva, y Manuela se suma a este empeño agregando, sin lugar a dudas, un destacado valor al texto. Por otro lado, también desearía poner de relieve el diálogo y la cercanía que mantiene en todo momento, lo que hace de su tarea una experiencia de desarrollo y aprendizaje para el autor.

Javier García Manjón, especialista en marketing.


Es un verdadero placer trabajar con Manuela. Sus correcciones son precisas, sin desvirtuar el sentido de los textos, y ella, siempre respetuosa con el trabajo del autor. Totalmente recomendable.

Miriam Conde Redondo, ingeniera industrial y escritora.

Me puse en contacto con Manuela para exponerle mi caso y pedirle que me corrigiera un libro, con la finalidad de sustituir el que había publicado, ya que contenía numerosos errores debido a una mala corrección anterior. Me explicó su forma de trabajar y pude comprobar que es una extraordinaria profesional. Le agradezco de corazón su empatía, implicación y el respeto que mantiene hacia la forma de escribir del autor. Gracias a sus correcciones mi ensayo renació pulcro ortográficamente y ganó en calidad literaria. Incluso me ayudó a encontrar un buen maquetador. Tratar con ella ha sido muy gratificante. Doy fe de su paciencia, seriedad y honestidad. Qué pena no haberla conocido antes. Siempre le estaré agradecido.

Jesús Alonso Rubio, ingeniero auditor de calidad.

Recomiendo el trabajo de Manuela de forma plena, aunque, para ser más exacto, debería decir que se trata más bien de reconocer que de recomendar. Tuve la oportunidad de comprobarlo en el mismo momento que contacté con ella. Desde ese instante, me inspiró confianza por su forma tan precisa de explicarme su labor y los pasos que seguía. El trabajo consistió en la corrección de estilo y ortotipográfica de un artículo para una revista académica de Historia. A pesar de que contaba con un margen muy escaso de tiempo y de que se trataba de un artículo muy especializado, con múltiples citas y texto en otros idiomas, pude comprobar, apenas dos semanas después, la excelente y prolija labor que realizó. Estoy encantado y espero seguir contando con Manuela en futuros trabajos.

Manuel Rodríguez Gervás, profesor titular de Historia Antigua. Dpto. de Prehistoria, Historia Antigua y Arqueología. Facultad de Geografía e Historia. Universidad de Salamanca.

Recomiendo fervientemente el trabajo de Manuela. Todos los proyectos en los que he contado con sus servicios, y ya son unos cuantos, se han visto mejorados gracias a su buen hacer. Muy profesional, rápida, eficaz y, por si esto fuera poco, de trato exquisito. No se puede pedir más. Bueno, sí: que en estos tiempos de crisis, además, ajuste el precio.

Míriam Oñate Sevillano, responsable de proyectos en Senda Proyectos, SLNE.

La relación escritor-corrector es fundamental en el proceso editorial. Cuando el manuscrito está terminado, entonces el corrector empieza su trabajo. Un ojo perito, claridad, mesura, rapidez, creatividad y sensibilidad para captar lo que el autor quiere decir son las marcas que separan a un buen corrector de un gran corrector. Manuela pertenece a este último grupo. Su trabajo es impecable; su atención al detalle, meticulosa; su cariño por lo que hace, invalorable, y su amplia experiencia la distinguen como una correctora consumada que ofrece un servicio profesional de la más alta calidad.

Ernesto Lozada-Uzuriaga, escritor.

Yo, que ya he tenido la ocasión de comprobar lo mucho que gana un texto corregido por Manuela y lo fácil de leer que resulta cuando su gusto y profesionalidad alisan los caminos que debe seguir la escritura correcta, os digo a todos los que estéis pensando en publicar que, sin dudarlo, confiéis en Manuela.

Julio F. Alcalá Neches, escritor.

Pío Baroja se preguntaba qué sería de los escritores sin los correctores de textos. ¿Cómo no errar al aplicar la maraña de comillas, corchetes, paréntesis, llaves, rayas, etcétera? Al repasar un texto tenía dudas sobre si Avinareta bajaba en zapatillas, con zapatillas o de zapatillas. ¿Cuál es la solución para esto? La respuesta la encontramos en las palabras de don Pío: los correctores de textos, esos profesionales que se dedican a revisar nuestros escritos.

Mi experiencia con Manuela ha sido muy positiva. Su técnica consiste en no discutir lo que es obvio y centrar todos los esfuerzos en correcciones de estilo y en la tipografía. Todo ello da como resultado un texto en el que el autor se siente a gusto, identificado, pero en el cual se han resuelto las dudas de don Pío.

Arturo Esteve Comes, escritor y fotógrafo.

Conozco a pocas personas que sigan su trabajo con el rigor y la seriedad de Manuela. Su preparación y buen hacer demostrados hacen de ella una de las mejores profesionales que conozco en corrección de textos, siempre dispuesta a ayudar a sus compañeros de profesión ante las consultas que le planteamos. Además, es una persona cercana, cariñosa y alegre.

Rosa Iglesias Madrigal, editora en el Grupo SM, directora de la Fundación Música Abierta y correctora ortotipográfica y de estilo.

Durante estos últimos meses he estado inmersa en la elaboración de mi trabajo final del Máster en Lingüística Aplicada a la Enseñanza del Español como Lengua Extranjera, y ha sido un regalo haber podido contar con Manuela durante el proceso. Nunca había trabajado antes con una correctora profesional. Me parece que es una profesión que requiere grandes dosis de paciencia y dedicación, y así es como puedo definir a Manuela: una persona con un profundo conocimiento en su área, una paciencia infinita y una dedicación que ya no se encuentra fácilmente. Solo tengo palabras de agradecimiento, ya que sin su ayuda todo habría sido mucho más complicado. Recomiendo sus servicios a toda persona que necesite una corrección de la máxima calidad.

Cristina Blázquez Baena, profesora de español como lengua extranjera.

Quiero agradecer a Manuela el maravilloso trabajo que ha llevado a cabo con mi trabajo final del Máster en Lingüística Aplicada a la Enseñanza del Español como Lengua Extranjera. Su profesionalidad, incansable y minuciosa dedicación han superado todas mis expectativas. Para ella solo tengo palabras de agradecimiento. Recomiendo sus servicios a toda persona que desee presentar un trabajo de investigación de la mejor calidad. Espero volver a trabajar con ella en un futuro próximo.

Ángela García Bayón, profesora de español como lengua extranjera.

Manuela es una profesional seria y rigurosa con su trabajo. Aplica en él una minuciosidad y meticulosidad que inspiran confianza en todo lo que hace. Es perfeccionista y eso aporta seguridad y máxima calidad al resultado de sus correcciones. Ha corregido mi primera novela y he de decir que, además del rigor técnico necesario, aporta un carácter didáctico que me ha ayudado enormemente. En lo personal, su cordialidad y corrección hacen que sea muy agradable trabajar con ella.  

Ricardo Enjuto Ruano, técnico de Educación y Cultura en la Diputación Provincial de Valladolid.

Ser perfeccionista y meticuloso quizá puede ser considerado un defecto en el ámbito personal, pero es, sin lugar a dudas, una gran virtud en el ámbito profesional. Manuela cuida el detalle, ama su profesión y le pone todo el cariño posible para que las palabras estén libres de errores y el texto resulte perfecto. No existen muchos profesionales como ella. Sin lugar a dudas, una PROFESIONAL, con mayúsculas.

María Eugenia Santa Coloma, directora, traductora, correctora e intérprete en Traducciones Vaikava.

El trabajo de Manuela se caracteriza por el esmero, el rigor y la exactitud. Es meticulosa y detallista al máximo; seria, responsable y formal en todos los aspectos. Cada trabajo es impecable. En el trato personal es igualmente cuidadosa y cordial.

Ángeles de los Santos, traductora.

Conocí el blog de Manuela gracias a una recomendación. Me puse en contacto con ella para enviarle un texto y desde el primer momento tuve claro que se trataba de una estupenda profesional. Me gustó mucho su manera trabajar, sobre todo por su implicación y el respeto que mantiene hacia la forma de escribir del autor. Gracias a sus correcciones, mi novela ganó en calidad literaria y logró superar el primer cribado en un par de editoriales. Tuve suerte de encontrarla. Tratar con ella ha sido muy agradable. Doy fe de su paciencia y perseverancia a la hora de buscar la mejor forma para que se entienda bien lo que una quiere contar. He aprendido muchísimo con ella y espero aprender mucho más.

Nesa Costas, escritora.

Manuela trabajó en la trastienda de Cienmanos haciendo posible que todas las semanas pudiéramos leer los capítulos como en un libro. Nos dio la garantía de que nuestros escritos estaban revisados concienzudamente por un profesional de la palabra. Eficiente correctora ortotipográfica y de estilo, revisaba cada capítulo aplicando todos sus conocimientos de las reglas ortográficas y gramaticales y nos sugería cambios para mejorar nuestros relatos. Con ella aprendimos un montón y tuvimos la posibilidad de acercarnos al correcto uso de las palabras.

En la cabecera de su blog dice esto: «¿Por qué merece la pena que contéis con mis servicios? Porque soy trabajadora, minuciosa y formal». Estos tres adjetivos la definen perfectamente. Quienes hemos trabajado con ella podemos suscribir estas palabras al cien por cien. Yo añadiría un adjetivo muy aragonés que engloba muchas cosas más: que es muy maja. Manuela, fue un lujo tenerte con nosotros.

Purificación Menaya, escritora.

Mi confianza en Manuela es absoluta. Desde que creé mi web, en 2012, ella corrige in situ su contenido. Esto me ahorra tiempo y me da la tranquilidad de que mis textos se leen sin errores. Es fundamental cuidar la imagen que uno ofrece en la Red con su negocio. La eficiencia de Manuela garantiza unos textos limpios, donde todo está en su sitio.

Agar Martí Maldonado, profesora de yoga titulada por la Escuela de Yoga Sivananda Vedanta.

Manuela ha corregido uno de mis libros. Gracias a ella la publicación se ha transformado en un texto profesional. Cumple con creces y trabaja con rigor, hasta el punto de que toma como suyo tu proyecto. Excelente trabajadora, experta en su trabajo, accesible y fiable. Trabajaré con ella en otras ocasiones; quizá sea lo mejor que puedo decir.

Manuel Yagüe Manzanares, profesor de escritura creativa en el Taller de Escritura Creativa Manolo Yagüe.

Qué voy a decir de Manuela: meticulosa, cuida los detalles, toma su trabajo con profesionalidad y, para colmo, por mucho trabajo que tenga se las arregla para que no haya demoras. Si necesito un corrector profesional, con Manuela lo tengo resuelto.

Pedro Monzón Tello, autor teatral.

Manuela tiene eso que nos suele faltar a los demás, hablando de corrección ortotipográfica y de estilo: el control y el dominio de la lengua y de su uso correcto. Ella es la persona que se encarga de subsanar lo que pasamos por alto, de corregir los errores en los que nunca nos fijamos. Es una excelente profesional con la que tenemos la oportunidad de contar, comprometida y trabajadora. Recomiendo a Manuela a empresas y particulares. Un proyecto serio necesita una corrección seria y profesional.

Antonio Misas Salas, consultor en la Fundación General de la Universidad de Alcalá.

Manuela es una excelente profesional, muy exigente con la calidad de su trabajo, que además es impecable.

Marta Sánchez Payerpaj, técnica de Educación y Cultura en la Diputación Provincial de Valladolid.