jueves, 16 de enero de 2014

‘En primera persona’ no es lo mismo que ‘en persona’

Otra expresión que se ha puesto muy de moda es en primera persona. A la gente le gusta mucho, a juzgar por la cantidad de veces que la oigo en la radio y en la televisión, además de leerla en la prensa.

No hay que confundir en persona con en primera persona.
En persona es una locución adverbial que significa 'por uno mismo o estando presente' (DRAE). El Diccionario fraseológico documentado del español actual, de Manuel Seco, Olimpia Andrés y Gabino Ramos (Aguilar), la define así: 'realmente o directamente, no por representación o mediación de alguien o algo'.

La primera persona se refiere a la persona gramatical que emplea un narrador en su relato. Veamos lo que dice el DRAE (los paréntesis son míos):
primera persona. Gram. La que designa, en el discurso, a quien habla (yo, nosotros/as).
segunda persona. Gram. Aquella a quien se dirige el discurso (tú, vos, usted, vosotros/as, ustedes).
tercera persona. Gram. La que designa, en el discurso, lo que no es ni primera ni segunda persona (él, ella, ello, ellos/as).

Magazine Fuera de Serie (El Mundo), 12 de enero de 2014

En narrativa, se usa la primera persona cuando un personaje cuenta una historia, real o ficticia, refiriéndose a sí mismo, ya sea en singular o en plural. Es lo que se suele llamar «la voz del relato». Junto con el tiempo verbal que se va a emplear en el texto, escribir en primera persona, en segunda o en tercera es una de las decisiones más importantes que un escritor debe tomar para que la historia tenga credibilidad y enganche al lector.

«Nunca se sabrá cómo hay que contar esto, si en primera persona o en segunda, usando la tercera del plural o inventando continuamente formas que no servirán de nada. Si se pudiera decir: yo vieron subir la luna, o: nos me duele el fondo de los ojos, y sobre todo así: tú la mujer rubia eran las nubes que siguen corriendo delante de mis tus sus nuestros vuestros sus rostros. Qué diablos». Julio Cortázar. «Las babas del diablo», del libro de cuentos Las armas secretas (1959).


Universidad Camilo José Cela. Para el Día Internacional de las Personas con Discapacidad (3 de diciembre).

Cuando algo afecta a uno mismo o tiene un contacto personal, es obvio que uno lo vive o lo hace por sí mismo o estando presente; esto es, en persona, no en primera persona. Si nos toca vivir algo, necesariamente debe ser en persona. Por tanto, dejemos la primera persona para los textos narrativos y vivamos la vida loca, como dice la canción. Aunque en estos tiempos habrá que vivirla como nos dejen.

4 comentarios:

  1. He venido en persona a leer tu nueva entrada, je, je.
    Con estas expresiones que se ponen de moda y se escuchan constantemente, llega un momento en que ni nos damos cuenta no solo de que no son correctas, sino de que deja de usarse la expresión original, la correcta; ya nadie se acuerda de ella, o no creen que sea correcta, o nos les parece suficientemente chuli.
    Porque se trata de eso: de hablar de manera supuestamente chuli.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Ángeles:

      Estamos de acuerdo, pues. Suele pensarse que algo queda más estiloso si lo decimos de otro modo, aunque sea redundante o una obviedad.

      Gracias por venir.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muy buena aclaración, Manuela. Estas modas con las que nos contaminan la prensa y los publicistas y que la gente adopta como correctas, al final nos hacen hablar mal y confundirnos.
    Aunque no tiene nada que ver con lo que dices hoy aquí, ayer compré pan en la Pastelería Mallorca de Pozuelo y el eslogan decía "Un pan honesto..."
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Antonio, tú siempre tan generoso... Es cierto: los periodistas a veces nos confunden.

      El eslogan de la pastelería me parece bien. Los panaderos también tienen derecho a usar metáforas.

      Gracias por todo lo demás.

      Más besos.

      Eliminar

Por favor, dímelo. Cuida tu lenguaje, lo dice todo de ti. Evita hacer propaganda de tu blog. Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada. Gracias.
Este blog ya no publica comentarios anónimos.