domingo, 3 de junio de 2012

Correcciones de 'El corgi de lady Astor'

Aunque ya habéis descubierto casi todas las incorrecciones del relato, os dejo la solución. Además, en el texto de la anterior entrada las he subrayado para que podáis encontrarlas fácilmente.

Georgie y Freddy están en cursiva. Los nombres propios, aunque sean de otro idioma, se escriben en letra redonda. También se escriben en redonda los nombres de animales que son protagonistas de una obra.

En general, los anglicismos (palabras o giros de la lengua inglesa) como lady, deben escribirse en cursiva.

El adverbio solo se escribe sin tilde. (La tilde diacrítica en el adverbio 'solo')

Los nombres de cargos o títulos de cierta relevancia, pertenezcan al ámbito civil, militar, religioso, público o privado, se escriben en minúscula inicial, como reina, infanta, presidenta, príncipe, duquesa, cardenal, etc. (Minúscula inicial en títulos y cargos)

El verbo inspeccionar lleva dos ces.

Espléndida dueña pero, ¿por qué le sigue el juego, por qué no existo para ella? No se escribe coma detrás de las conjunciones adversativas. Esta norma incluye las oraciones en las que a pero le sigue una oración interrogativa o exclamativa. También hubiera sido correcto que pero hubiera estado dentro de la interrogación. (Coma tras la conjunción 'pero')

Se escribe coma después de interjecciones o expresiones exclamativas. Lo correcto hubiera sido escribir: ¡oye!, como si no existiese.

El pronombre personal lleva tilde diacrítica para diferenciarlo del posesivo mi. (Tilde diacrítica: 'mí' y 'mi')

Mi ama no suelta a Freddy, no lo suelta y yo ya no tengo celos... Como sabéis, es Freddy quien habla. Así pues, la incoherencia que existe es de los fallos más importantes de la historia.

El leísmo, empleo de le(s) en lugar de lo(s) o la(s) cuando estos cumplen la función de complemento directo en la oración (es el que recibe la acción del verbo), también está presente en debe quitarse de encima al odioso Freddy que le entorpece. Aquí el referente es femenino, por lo tanto, es la entorpece. 

Por último, por que si no..., debería ser porque, como bien habéis apuntado. Porque es una conjunción causal que explica el motivo de algo, como dado que, puesto que, ya que, pues... Por que es la combinación de la preposición por y el pronombre relativo que. 

Para no extenderme mucho más, en la próxima entrada explicaré las diferencias entre por qué, porque, por que, el porqué.

11 comentarios:

  1. Vale, bastante claro, aunque en el punto siete suelo fallar más que una escopeta de feria.

    Y eso del "por qué / porqué" que dices al final, pues prometo libreta de apuntes y todo porqueeeee...

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caballero Valaf:

      Es un error bastante frecuente el del punto número ocho. Estoy segura de que lo recordarás.

      Te espero, pues, en la entrada prometida.

      Besos.

      Eliminar
  2. Bueno, creo que deberían contratarte o corregir el texto dando una explicación.
    Es un caso cada vez más frecuente en los periódicos, todas las mañanas leo los artículos y me saltan a los ojos como ranas a lunares; y eso que apenas tengo formación para ello. Pero siendo un relato, la cosa va a peor.
    Muchas gracias, he aprendido muchas cosas. Espero la siguiente entrada con interés.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Contratarme o corregir el texto dando una explicación? Pues muchas gracias por lo primero (ya me gustaría), Rubén, aunque me temo que las cosas no funcionan así. Lamentablemente.

      Gracias a ti por venir, eres un sol.

      Eliminar
  3. Manuela, genial explicación de un texto plagado de incorrecciones. El fallo de la escritora y de sus posibles correctores es mayúsculo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nicolás, muchas gracias, tú siempre tan amable...

      En mi opinión, el fallo es de la revista El Cultural por no revisar antes los textos. Supongo que se ahorran la figura del corrector y luego pasa lo que pasa. Es impresentable.

      Los correctores no somos máquinas perfectas y también cometemos falllos, siempre lo digo, pero este relato, y la mayoría de los que publicaron, te puedo asegurar que no pasaron por las manos de un corrector profesional.

      Abrazos.

      Eliminar
  4. Gracias por estas clases que das, siempre salgo con dudas aclaradas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Entonces, misión cumplida.

    Gracias y besos.

    ResponderEliminar
  6. Buenos días:

    Es usted un pozo de sabiduría, señora, cuando menos en ortografía y gramática.

    Al menos, es un consuelo saber que escritores de renombre también cometen errores. Así, algunos aficionados sin ninguno, podemos permitirnos alguno sin ruborizarnos demasiado.

    Es un trabajo encomiable el suyo.
    Un excelente trabajo y un magnífico blog.
    Mis felicitaciones.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, qué manera de regalarme el oído...
      Muchísimas gracias, Arturo, pero de verdad que no es para tanto. Solo soy una simple correctora más que sabe lo que tiene la obligación de saber. También hay muchas otras cosas que ignoro.

      Lo que no le perdono es que me trate de usted y encima me llame «señora». Bromeo, claro... Todavía soy una chica, así que, por favor, le ruego que me tutee.

      Si le sirve de más consuelo aún, le diré que no son pocos los escritores de renombre, como dice, que desconocen muchas reglas de ortografía y gramática, aunque eso no quiere decir que no sepan narrar bien. Le aseguro que le sorprendería. Por eso los correctores no somos prescindibles, a pesar de que se han empeñado en borrarnos del mapa en muchas empresas. Luego se nota en el resultado final, con publicaciones que producen sonrojo, en el mejor de los casos.

      Gracias de nuevo por tan amable comentario.

      Saludos afectuosos.

      Eliminar
  7. Gracias por este fenomenal repaso, Manuela, es la mejor manera de aprender, con los errores propios y de otros. Voy a leer la siguiente entrada de los porques, a ver si de una vez consigo aclararme.

    Besitos

    ResponderEliminar

Por favor, dímelo. Cuida tu lenguaje, lo dice todo de ti. Evita hacer propaganda de tu blog. Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada. Gracias.
Este blog ya no publica comentarios anónimos.